El mercado del alquiler no para de crecer. En algunos barrios de las grandes ciudades los pisos vuelan, los precios se han disparado y a veces se plantean cláusulas o condiciones que no se adaptan a la ley. Aún así, es importante tener claros algunos aspectos antes de tomar la decisión.

Además de conocer los aspectos que debe contemplar un contrato de alquiler (duración, fianza, reparto de gastos, etcétera), es recomendable, tanto para inquilinos como para propietarios, tomar algunas precauciones y asegurarse de que el trato es el deseado por todas las partes. A continuación, te ofrecemos una serie de consejos que tanto inquilinos como arrendatarios deben tener en cuenta a la hora de alquilar una vivienda.

alquiler

Consejos para el inquilino

  • Asegúrate de que es la vivienda que quieres: ubicación, tamaño, posibilidad de tener mascotas, etcétera. Si te arrepientes luego perderás dinero.

Nunca entregues una señal o reserva sin haber visitado la vivienda y sin un recibo firmado en el que se especifiquen la cantidad y el concepto.

Repasa posibles problemas del inmueble antes de firmar: humedades, persianas que no suben, electrodomésticos o caldera que no funcionan… Todo debe estar en buen estado y recogido en el inventario.

Haz números: la renta no debería superar el 35% de los ingresos mensuales. Quizá algo más en ciudades como Madrid o Barcelona, pero ten en cuenta el resto de gastos a los que tendrás que hacer frente cada mes.

Valora la posibilidad de proponer un contrato de mayor duración si tienes claro que vas a querer vivir en ese piso mucho tiempo.

  • Contrata un seguro de hogar como inquilino que cubra tu responsabilidad civil como tal.

alquiler

Consejos para el arrendador

  • Si quieres poder tener varios candidatos y hacer una buena selección del inquilino, fija una renta ligeramente inferior a la media de los pisos equivalentes al tuyo en el mismo barrio.

Solicita datos sobre la solvencia y estabilidad de ingresos del candidato. Como orientación, la renta no debería superar el 35% de sus ingresos mensuales.

Parte de la selección es encontrar cierta sintonía con el inquilino, que dé cierta confianza, porque le vas a confiar tu piso y porque vas a tener que tratar con él durante un tiempo.

Sé muy pedagógico en las explicaciones previas al contrato, para que quede claro quién se hace cargo de qué y qué quieren decir exactamente las cláusulas extras que podáis añadir. Recuerda que si las cláusulas son contrarias a la ley no serán válidas, aunque las hayáis firmado ambas partes.

Adjunta un inventario detallado al contrato, con fotos si hace falta. Especifica el contenido de cada habitación, sobre todo en el caso del alquiler de viviendas amuebladas, y el estado de electrodomésticos, persianas, calderas, etcétera. Así evitarás problemas a la hora de hacer frente a reparaciones o a la devolución de la fianza.

Durante la vida del alquiler, estate pendiente de las necesidades del inquilino, hazte cargo de aquello que sea tu responsabilidad a la mayor brevedad y explica las razones por las que no eres tú quien deba hacerse cargo de otros gastos. Si ha quedado todo bien detallado en el contrato inicial, evitarás malentendidos innecesarios.

Contrata un buen seguro de impago de rentas: hay algunos muy completos por menos del 3% de la renta anual.

 

 

Fuente: https://noticias.habitaclia.com/consejos-a-tener-en-cuenta-al-alquilar-una-vivienda/

LEER MÁS

En 2018 Andalucía rebasó las 100.000 viviendas vendidas, una cota que no se escalaba desde 2008. Los datos oficiales publicados por el Instituto Andaluz de Estadística (INE) rebelan que el crecimiento del mercado regional —un 13,1%, tres puntos por encima de la media nacional— no responde a un impulso común de todas las provincias. «No es oro todo lo que reluce, el crecimiento va por barrios», señala Francisco Martínez- Cañavate, presidente de Fadeco Promotores.

En este sentido, destaca que el 32% del mercado inmobiliario regional lo movió Málaga, con casi 32.500 pisos comercializados el año pasado, lo que equivale a una de cada tres transacciones. «Sin embargo», apunta Martínez Cañavate, «si se miran las ventas por cada 200.000 habitantes, a Málaga le correspondería el 21% del total», diez puntos menos.

La locomotora malagueña forma parte del grupo de cabeza del mercado inmobiliario en España. Así, Málaga, Barcelona, Madrid, Alicante y Valencia vendieron 235.000 pisos en 2018, casi el 40% del total nacional.

 

«El mercado ha tenido una evolución positiva y con un cierto crecimiento, pero nuestras empresas siguen sumidas en una cierta crisis, porque las ventas son muy desiguales. Hay una salida de la crisis, sí; hay una aceleración, sí, pero muy desigual», recalca el representante de los promotores inmobiliarios andaluces.

«Hay una gran demanda en la provincia de Málaga y una segunda velocidad a Sevilla»

En este sentido, Martínez-Cañavate apunta que «hay una gran demanda en la provincia de Málaga; luego hay una segunda velocidad que llega a Sevilla, una tercera, a Cádiz, Granada y Almería, y en el último vagón se sitúan Córdoba, Huelva y Jaén.

Sevilla inició dos años más tarde que Málaga la recuperacióndel mercado inmobiliario y ahora está acelerando el paso. Así, en 2018 se vendieron 17.626 viviendas en la provincia sevillana, un 19% más que un año antes. Por su parte, Málaga, con 32.438 operaciones, solo avanzó un 5%, ya que acumula varios ejercicios de subidas a ritmos superiores a la media española. La actividad inmobiliaria en la provincia ha vuelto a cotas de 2009, aunque está lejos del máximo alcanzado en 2007, cuando se vendieron 32.610 pisos.

Nueva y usada

Por otro lado, la vivienda usada protagoniza todavía el crecimiento del sector en Andalucía, con una cuota de compraventas que supera el 90%. No obstante, esta situación podrá variar cuando entren en carga las promociones de nueva planta que se están desarrollando por toda la comunidad autónoma.

En este sentido, el presidente de Fadeco Promotores también apunta que «los registros de la propiedad marcan como usado todo lo que ha sido transmitido una vez; es decir, lo que pasa del promotor al banco o a Sareb consta como de segunda mano cuando a lo mejor el cliente que compra la vivienda da de alta la luz y el agua por primera vez».

Según el informe elaborado por Fadeco Promotores, en Andalucía, hasta noviembre de 2018, se habían visado 17.835 viviendas, de las cuales solo un 20% son a estrenar.

Martínez-Cañavate resalta la tendencia positiva en el negocio regional de la promoción, con ratios que superan ya la media española. Así, en 2018 las 101.330 transacciones de pisos que se registraron en 2018 suponen un aumento del 13,1%, un ratio algo superior al 12,9% alcanzado en 2017.

¿Estamos a las puertas de otra burbuja inmobiliaria? El representante empresarial insiste en que el sector «ha sufrido mucho y sigue sufriendo, porque la salida de la crisis no es homogénea». Añade que, prácticamente, lo que se construye está todo vendido porque hay facilidades financieras para el comprador, y también las compañías afinan su inversión. «Todo los que se produce se vende ya que si no, no te lo financian, por tanto no estamos en una situación de burbuja», subraya.

 

Fuente: https://sevilla.abc.es/economia/sevi-mercado-inmobiliario-andaluz-marcha-cuatro-velocidades-201903030019_noticia.html

LEER MÁS

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando por nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies.  Más información